Programa de Enriquecimiento PEST

Introducción y  fundamentos

El Programa de Enriquecimiento para Superdotados y Talentos (PEST) fue diseñado y confeccionado por el Dr. Esteban Sánchez Manzano ante la necesidad de ampliar el currículo de los alumnos superdotados, dadas las dificultades que muchos de ellos encuentran en los centros educativos, y ante la incomprensión de una parte de los profesores y los compañeros hacia ellos. También muchos padres sienten una gran preocupación sobre la educación de un hijo superdotado, ya que no saben cómo atenderle mejor. Los profesores suelen estar desorientados ante el caso de un niño de estas características en su clase, si no han recibido instrucciones sobre la identificación y la educación de los excepcionalmente dotados. En el año 1990 iniciamos el programa con un grupo de niños que previamente habíamos detectado y desde entonces hemos venido impartiendo el programa todos los años sin interrupción.  El programa se ha ido perfeccionando y adaptando a lo largo de este tiempo, renovando muchas de las actividades.

El Programa de Enriquecimiento para Superdotados y Talentos es un programa extracurricular que tiene como objetivo principal proporcionar al alumno superdotado oportunidades de aprendizaje fuera del horario escolar ordinario. 

Está comprobado que juntar a los niños superdotados en determinados periodos es de gran ayuda para el rendimiento escolar, y ello les facilita el conocerse mejor a sí mismos y conocer a otros niños de la misma edad, que tienen características similares, ya que pueden trabajar juntos hacia la excelencia sin que se les tache de raros por los otros compañeros. Con frecuencia se ha  observado que estos niños tienden a no manifestar todo lo que saben -o desearían saber- para no ser rechazados por sus propios compañeros. Eso les hace sufrir y en muchos casos les deprime y obsesiona.

En un encuentro sobre superdotados se planteaba la necesidad de programas de enriquecimiento, de este modo se decía que en " un programa de enriquecimiento con iguales el niño es aceptado como uno más y no como un estereotipo, y su capacidad se desarrolla eficazmente al ser aceptado por los demás. Ellos pueden expresar libremente ante sus compañeros su curiosidad por aprender, pueden responder de forma creativa sin que se sientan rechazados por esta conducta. Estos programas les ayudan, por otra parte, a  evitar la rigidez en la  creatividad. No olvidemos que las reacciones del niño superdotado ante los estímulos son más fuertes que las reacciones de los niños normales, eso hace que ante situaciones frustrantes pueden adoptar conductas de rechazo y abandono de los estudios" (Sánchez Manzano, 2000). 

Los niños superdotados necesitan retos de aprendizaje que estén más allá del currículo en el centro escolar, y esto puede ofrecérseles mejor en los programas de enriquecimiento. Estos niños, como ha dicho Winner (1996), muestran una notable energía, fogosidad e interés en ámbitos que atraen su atención; son aprendices persistentes, y es difícil separarles de los campos que les apasionan. También se señala como característica más importante de ellos la creatividad: curiosidad, juicios sin ideas preconcebidas, sensibilidad ante los problemas, excelente memoria, flexibilidad, razonamientos fluidos, abstracción; todas estas características hacen que en el colegio, con frecuencia, adopten comportamientos extraños. De ahí, que los programas de enriquecimiento sean buenos instrumentos para dar respuesta a muchos de sus problemas. 

Los padres han de ser orientados, del mismo modo, acerca del progreso de sus hijos en los programas de enriquecimiento. Ellos han de participar activamente en los mismos, y han de aprender a motivar a sus hijos para desarrollar el talento. 

Nuestro programa se fundamenta, muy especialmente, en la teoría de la creatividad. Se ha pensado que la enseñanza para el desarrollo de la creatividad es una aportación valiosísima, ya que tiene implicaciones cognitivas, emocionales, motivacionales y sociales. Queremos proporcionar las mejores condiciones para que los superdotados hagan preguntas creativas y busquen ellos mismos las respuestas. 

Cada individuo tiene la capacidad de crear ideas basadas en sus patrones de pensamiento, en la manera en que se le enseñó a pensar. Pero es preciso que estas ideas varíen, pues las ideas al final se estancan y pierden sus ventajas de adaptación. Hemos aprendido a pensar de una determinada manera, pero esto no basta, para ser creativos necesitamos hacer combinaciones nuevas y aprender a ser originales. Quien piensa de la misma manera que se le enseñó, siempre obtendrá lo mismo. Nuestros patrones mentales nos permiten simplificar y enfrentarnos a un mundo complejo, basándonos en nuestras experiencias en la vida, educación y trabajo que han tenido éxito en el pasado y estos patrones de pensamiento nos ayudan a realizar áreas repetitivas de forma precisa, por ejemplo conducir un automóvil. Pero este patrón de pensamiento hace que nos sea difícil tener ideas nuevas y soluciones creativas para los problemas, especialmente cuando nos hemos de enfrentar a cosas no habituales. La creatividad implica un desvío de  las experiencias y procedimientos pasados. Con el Programa de Enriquecimiento para Superdotados y Talentos  deseamos la realización de dos transformaciones para llegar a la excelencia: la primera implica una canalización de la sobredotación intelectual en sobredotación creativa; la segunda implica una canalización de la creatividad en configuración del talento, impulso y valores que lleven al éxito. Se ha observado que estas transformaciones son el resultado de una interacción dinámica entre un precoz reconocimiento del talento, experiencias positivas de socialización familiar y experiencias positivas en el desarrollo de la carrera. Esta interacción es más probable que ocurra cuando el talento particular es de especial interés para la familia.  

El Programa ha partido de nuestro Modelo Tetrárquico de Superdotación Emergente. De este modo, se enfatiza primordialmente la actitud creativa y la producción divergente. Deseamos que los niños superdotados aprendan a ser creativos y a gozar haciendo combinaciones originales. De otra parte, el desarrollo de las actitudes emocionales y la motivación interna  están también dentro de los objetivos del programa.

 

Objetivos

Los objetivos del programa, no sólo tienen como centro el niño, sino, además, el ambiente del niño: la familia y la escuela.  

  • Fomentar el equilibrio y la madurez emocionales en los niños y jóvenes superdotados y talentos, además de unas relaciones  sociales adecuadas. 
  • Estimular y desarrollar las capacidades creativas: originalidad, fluidez y flexibilidad con el fin de fomentar la producción creativa; y educar en actitudes creativas, de manera que se desarrolle el talento. 
  • Potenciar la motivación intrínseca o fuerza interna para ser creativo. 
  • Ayudar y orientar a las familias en la educación de sus hijos. 
  • Orientar a los profesores. 

 

Aplicación del PEST

En el Programa se atiende a niños desde los 4 años de edad –en casos excepcionales a niños menores de 4 años- hasta su ingreso en la Universidad. Para las personas superdotadas adultas se ha creado un grupo denominado clase creativa. Importa reunir a personas superdotadas para el desarrollo de la genialidad y el talento creativo 

Los niños se agrupan por edades de dos en dos años antes de los doce años, aunque este agrupamiento es flexible, teniendo más bien en cuenta las peculiaridades individuales. Después de los doce años el agrupamiento se realiza en relación a los grados alcanzados en el Programa. Del mismo modo, se evalúa la personalidad y se les facilita un ambiente estimulante para el desarrollo de la creatividad.  

Para los niños hasta los doce años de edad el Programa se ha estructurado en cuatro áreas básicas: 

  • "Creatividad a través de las matemáticas".  
  • "Creatividad a través de la lengua y la comunicación".  
  • "Taller imagina e inventa".  
  • "Taller de juegos lógicos". 

Para los niños mayores de doce años -o en casos excepcionales menores de doce años- el Programa está dirigido a la adquisición de métodos para el desarrollo de la creatividad, la innovación y la excelencia y a potenciar la madurez emocional. La estructura básica es el aprendizaje mediante proyectos de investigación, realizados por los propios superdotados.. 

El desarrollo emocional y social, juntos con la motivación de los alumnos son otros de los objetivos que el programa persigue: autodirección, confianza, independencia, realización de propósitos, relaciones positivas con los demás. Es importante que el superdotado tenga una madurez emocional adecuada y que, además, tenga gran tolerancia a la frustración. Los talentos productivos, sean científicos o artísticos, han tenido una gran tolerancia al fracaso, repitiendo una y otra vez los experimentos o los proyectos para sus producciones. 

Antes de ingresar en la universidad se hace una orientación para los estudios. Para ello, previamente, se ha de confeccionar un informe en el que se evalúan las habilidades, los intereses y los medios disponibles para seguir los estudios más adecuados a sus características personales.   

Las familias de los superdotados forman parte del Programa, pues son los padres los que generan en sus hijos la motivación y, en gran medida, les ayudan a conseguir una madurez emocional. El Programa contempla la ayuda a los padres por lo que  la orientación y formación es importante en la escuela de padres. Los alumnos del Programa pueden editar sus trabajos en la revista El Laberinto